domingo, 29 de enero de 2017

Día 1 : Conectada a Él, por Esther Quiles


Esther Quiles, osea yo,es mamá de Elías (19) y Sergi (11).  Casada con Diego.
Emprendió el vuelo del homescholing hace ya 10 años. Desde entonces disfruta de la mayor vocación de su vida, que es educar en casa a su hijo (uno ya va por libre). Además es licenciada en Filología inglesa, traductora y animadora juvenil.Otra  de us pasiones es componer canciones. Sus hermanos dicen que  es un poco hippie.

Vamos allá , pues.

 Día 1 :Conectada a Él

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4: 13)
“Dejad  toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”

Cuando se educa en casa cada día es distinto. ¿Has tenido alguna vez la sensación de que un día era perfecto? ¿Qué es un día perfecto? ¿Llegar a todas las actividades que programaste? ¿Sentir que todo fue como la seda? Pocas veces ocurre esto… seamos francas.
Con frecuencia los días se tuercen, no da tiempo a todo, surge un imprevisto, los niños se levantaron hoy algo inquietos… y tú perdiste los estribos…se acumuló la faena, la casa es un desastre… ¿Hay esperanza para enderezar un día que comenzó mal? … ¡Espera! Aún no está todo perdido… acuérdate…“Dejad vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. Entonces aún hay esperanza…conecta con Dios y deja tu ansiedad sobre él. No importa si el despertador no sonó  hoy o si lo ignoraste con insolencia, ya sé que es tarde… pero mejor detente un momento y empieza por el principio…No te zambullas en la vorágine del día sin haber tenido un remanso de paz, de lectura y meditación en la palabra de Dios y sin haberle contado al Señor tus miedos, anhelos y ansiedades. Necesitas tu chute de energía divina, sin la cual estás perdida… Y LO SABES.
Exprésale a Dios tus  pequeños atascos mentales, tus inseguridades (siempre estamos igual…uff). NO hay nada más poderoso que una madre que ora y que coloca en el altar la vida de sus hijos diariamente, sus responsabilidades y sus dudas. Puedes quejarte, Dios te escucha paciente. Pon en sus manos la conversión de tus hijos, la formación de sus caracteres a la imagen de Cristo, pero también ese tema de mates que no sabes cómo meterle mano, o ese nuevo proyecto que habéis comenzado, o quizá la necesidad de que aprendan el valor del esfuerzo en la práctica de un instrumento. Todo en sus manos… ¡cuánto  nos cuesta dejar todo el peso de la mochila… ¡siempre queremos llevarnos algo sobre los hombros…

¡Qué ligera me siento ahora…! Y ahora…, preparados, listos… ¡YA! Con una sonrisa y a por todas…que venga lo que venga, a disfrutar de cada momento se ha dicho, sin prisas, con amor y buen humor…dispuesta a  responder sin ira a los pequeños contratiempos, riñas tontas, lentejas que pegan (déjalas que se maten)…
Y no olvides repostar durante el día porque las reservas no duran 24 horas. Busca a Dios durante la jornada, después de comer y antes de acostarte. Lo que empezó muy bien, aún puede torcerse si dejaste a Dios aparcado en aquel rincón matutino. Llévalo contigo a todas partes, haz de él algo palpable para tus hijos y hazlo partícipe de tu  programación diaria y también de tus improvisaciones. En ocasiones se detuvo la rutina porque vimos por la ventana una bandada de garzas  reales pasar o un cielo espectacular. Es el momento ideal para sacar los prismáticos y salir al porche  para admirar eso que Dios puso en nuestro día. Buena ocasión para hablar de la increíble creación de Dios… sacar la guía de aves y aprender un poco más.
Saborea este momento apacible de  lectura junto a tu pequeño y agradece, siempre agradece, porque eres privilegiada al haber sido elegida para esta tarea.
Con Dios puedes, no lo dudes.


11 comentarios:

  1. Gracias Ester, hermoso pensamiento y oportunidad de empezar de nuevo con Jesús una y otra vez.

    ResponderEliminar
  2. De día y de noche. De día y de noche.
    "Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien." Josué 1:8.
    Es la enseñanza primordial que ahora mismo tengo con mis hijos. Aunque sea tarde, y haya mucha faena por delante, lo primero es lo primero: nutrirnos con Su Palabra. Las mates y la caligrafía pueden esperar. Y es que empezar el día con sus enseñanzas ayuda a tener un día dirigido por Él y un día perfecto, porque todo lo que Él permite es perfecto!
    Y a mi personalmente, terminar las noches en silencio y solaaaa leyendo Su Palabra me parece un lujo de los buenos!!
    Me ha encantado tu blog. Voy a seguirlo muy de cerca! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Silvia, encantada de tenerte por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que bonita meditación Esther...gracias, para saborearla!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mabel y Maijo, dentro de poco vuestras reflexiones...

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compatir Esther(tocaya)estsa reflexión.Totalmente identificada, mama homeschooler y familia numerosa = faena por todos lados. Me has recordado que "todo lo puedo en Cristo que me fortalece" y todo es TODO.
    Gracias que podemos echar toda la ansiedad en El, y si!! cuanto nos cuesta soltar la mochila...
    Me ha gustado el "orar por la conversión de nuestros hijos" ya que para mi es lo primordial en la vida, antes que abogados, o bien empleados que tengan la seguridad de la salvación y la formacion del caracter de Dios en ellos.
    Un abrazo y ánimo a todas las que estamos en ello!!
    bendiciones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, Esther, me alegra que te haya servido. Me alegra verte por aquí.
      Tienes toda la razón, Dios nos pide poner la vista en las cosas de arriba, y lo uno lleva a tener lo otro por añadidura.
      Un abrazo, Esther.

      Eliminar
  6. Me voy a poner este post en Favoritos con acceso directo desde el escritorio para acudir a él cada vez que necesite recordar por donde debo empezar mi día. Gracias por la inspiración y por recordarnos que el día es mucho más llevadero si dejamos que la mochila la cargue nuestro Señor. Un abrazo Esther!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Iva. Esa es la idea, que pueda serviros de inspiración y de ayuda, como lo es para mísma. Un súper abrazo.

      Eliminar
  7. Hola!!me ha encantado llegar a este blog!!tengo dos peques de tres y un añito, y al mayor no lo hemos escolarizado de momento, y hay veces que me asaltan las dudas, días como hoy que veo que no llego a nada, o que pierdo la paciencia, que las cosas no salen como esperaba... y al leer esto veo que me estoy olvidando de lo más importante, ÉL. Gracias por recordármelo!

    ResponderEliminar
  8. Oh, gracias Maria Teresa. Acabo de ver tu comentario. UN abrazo y que Dios te dé ánimo y sabiduria para hacer lo correcto.

    ResponderEliminar