sábado, 21 de enero de 2017

LA VERDADERA EDUCACIÓN: EDUCANDO PARA SERVIR I


La Verdadera Eucación es un término que Ellen White acuñó en su libro La Educación ( sin duda uno de los imprescindibles). Puede que  para  las mentes posmodernas  de una sociedad en que todo es relativo,  suene algo inflado o incluso arrogante.

¿Pero cuál es la verdadera educación? ¿Hay  cosa tal? ¿Implica eso que hay una falsa educación?
Bueno,  dejemos que la propia Ellen nos diga de qué se  trata:


  "Nuestro concepto de la educación tiene un alcance demasiado estrecho y bajo. Es necesario que tenga una mayor amplitud y un fin más elevado. La verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio. Significa más que una preparación para la vida actual. Abarca todo el ser, y todo el período de la existencia accesible al hombre. Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero".
(La Educación, pág 13)


Vaya, parece que este concepto de educación no está en la cabeza de mucha gente... Estamos de acuerdo en que  tiene que ser una educación integral u holística, ya que, como cita el texto, abarca todo el ser y  es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Esto nos gusta... hoy en día el concepto holísitico está de moda, y, aunque luego muy pocos lo lleven a la práctica ( desde luego nunca en la escuela tradicional), todos entendemos que es el ideal

¿Pero qué hacemos con el verbo "servir"?Nadie piensa que preparar al estudiante para servir sea algo que tengamos que tener en cuenta en los planes educativos... Hoy  cuando se habla de educación nuestra mente, víctima de este siglo, piensa en primer lugar en lo académico. Ofrecer una buena educación a los hijos es facilitarles que  estudien  una carrera, y luego, si nos lo podemos pernitir, los másters  que hagan falta.  Y eso no es malo, pero sólo es un aspecto... y no el más importante...

¿Educar para servir? Un mundo centrado en el "yo primero y yo después", no entiende de servicio, y sin embargo, como respuesta a estos excesos de la vida moderna, muchas familias estamos viendo la necesidad de  desmarcarnos de ese tirano concepto de educación  basada en el dinero, los títulos y la una actitud agresiva  ante la competencia. 

Desde hace un tiempo que estoy muy preocupada con este tema. Deseo que  mis hijos desarrollen esa capacidad de ver la necesidad a su alrededor, y poner su granito de arena para hacer de este mundo un mejor lugar donde vivir. Creo que educar "para el gozo de servir en este mundo" debe ser una prioridad para los que somos creyentes en primer lugar, pero también para todos  aquellos que desean educar personas útiles y felices; pues no hay nada que haga más feliz que hacer felices a otros.

¿Cómo integrar el servicio en la educación de nuestros hijos?
Raymond y Dorothy Moore, conocidos en Estados Unidos como "los abuelos del homeschooling", supieron ver esto  hace ya unos cuantos años y su conocida "Fórmula Moore", seguida por muchas familias homeschoolers en América, lo que pretende  precisamente es integrar el servicio dentro de la educación de los niños. Ellos proponen que en la educación hay tres grandes bloques que debemos tener en cuenta. TRABAJO, ESTUDIO y SERVICIO, y que los tres están al mismo nivel.

Obviamente las tareas o actividades  de servicio que nuestros hijos puedan desarrollar irán en función de la edad, e irán aumentando en responsabilidad  y complejidad según ellos van creciendo.

 No me voy aalargar más en este tema hoy, pero seguiré tratándolo  en una próxima entrada , en la que ya daré ideas prácticas de como llevarlo a cabo.
¡Hasta pronto, y gracias por acompañarme!










5 comentarios:

  1. Gracias Ester, educar es mucho más que lo académico. Y enseñar a nuestros hijos a servir súper importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patri. Me gusta ver en tus vídeo como tus niños aprenden a ser útiles ayudando en casa. ES así como se empieza.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Precioso el post y totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma. Me alegro de que te guste.

      Eliminar
  3. Qué reflexión tan interesante Esther.
    En un mundo en el que se promueve el individualismo y la competitividad, es necesario recapacitar en esta idea que tú compartes y estoy segura que esta dimensión de la educación sólo se puede desarrollar en la familia o a través de ella.

    ResponderEliminar